WC_Session_Handler Object ( [_cookie:WC_Session_Handler:private] => wp_woocommerce_session_1e5ef657467581565130ae3cf1b4e381 [_session_expiring:WC_Session_Handler:private] => 1488142986 [_session_expiration:WC_Session_Handler:private] => 1488146586 [_has_cookie:WC_Session_Handler:private] => [_table:WC_Session_Handler:private] => j0Lw1_woocommerce_sessions [_customer_id:protected] => 92c66a2b068064c883c34b7fb17f128b [_data:protected] => Array ( ) [_dirty:protected] => )

Freixenet

Freixenet es una empresa familiar que ha conseguido ser uno de los productores de vino espumoso de referencia a escala mundial. La empresa matriz está ubicada en Sant Sadurní d’Anoia (a unos 45 km de Barcelona). Actualmente, Freixenet es propietaria de diferentes bodegas en las zonas vinícolas más importantes del mundo y sus productos se exportan a más de 150 países.

Origen de una empresa familiar

La singladura de Freixenet se inició a finales del siglo XIX, cuando los Ferrer y los Sala, dos familias de larga tradición viticultora de la comarca del Alt Penedès (Barcelona, España) se unieron, tras el matrimonio de Pere Ferrer y Dolors Sala. Oficialmente la casa Freixenet fue fundada en 1889, con sede en Sant Sadurní d’Anoia (Alt Penedès, Barcelona).

Primeros espumosos

Gracias a su impulso innovador, la familia Ferrer-Sala reorientó el negocio familiar de los Sala, que se había visto afectado por la crisis vitícola provocada por la plaga de la filoxera que asoló Europa en el siglo XIX. Por ello, replantaron el viñedo familiar con variedades apropiadas para la producción de cava, vino espumoso que se elabora siguiendo el método tradicional de la Champaña francesa.

En 1914 se empezaron a comercializar las primeras botellas de vino espumoso de la marca Freixenet, un nombre que proviene de la finca la Freixeneda de la familia Ferrer.

Años de guerra

La marca Freixenet se hizo cada vez más popular y en los años 20 y 30 iniciaron gestiones destinadas a situar su cava en mercados exteriores. En 1935 ya tenían presencia comercial en Londres y contaban con un establecimiento en la ciudad estadounidense de New Jersey.

Sin embargo, su rápido crecimiento se vio truncado con la llegada en 1936 de la Guerra Civil Española, que coincidió con la muerte del fundador, Pere Ferrer. Durante la guerra, la familia llegó a perder la empresa, que recuperó en 1939 gracias al empuje de Dolors Sala, viuda de Ferrer, y de su hija mayor, Pilar. Ya en 1941 lanzaron al mercado uno de sus productos estrellas, el cava Carta Nevada.

Años de expansión

A finales de los 50, con la incorporación de Josep Ferrer Sala, empezó un periodo de gran expansión de la empresa, fruto del plan de modernización que se llevó a cabo, tanto en el terreno productivo como en el comercial y el publicitario. La empresa se dotó de las tecnologías más punteras e inicio exitosas campañas publicitarias, que la proyectaron más allá del territorio español.

Internacionalización y liderazgo

Fue en los años 70, siendo ya una empresa plenamente consolidada en el mercado español, cuando Freixenet se lanzó más abiertamente a la aventura de la internacionalización, atendiendo a su vocación de apertura al mercado exterior. En la década de los 80, la empresa inició el proceso de multinacionalización, con la construcción de bodegas en las regiones vinícolas más prestigiosas de todo el mundo.

Hasta nuestros días

Actualmente la empresa, presidida por Josep Lluís Bonet Ferrer, nieto de los fundadores, sigue siendo una empresa familiar que cuenta con 18 bodegas en 7 países de 3 continentes. Freixenet es hoy en día el principal productor de vinos espumosos del mundo y una de las marcas más reconocidas internacionalmente.